lunes, 6 de marzo de 2017

Un triángulo mágico

Cada vez que me solicitan explicar el proyecto y la obra del nuevo San Mamés, casi siempre aparece entre las fotografías que ilustran la presentación un sencillo dibujo de un triángulo con tres palabras en cada uno de sus vértices: equipo, afición y estadio. Cuidar estas tres facetas tan importantes es vital para un Club. Cuando las tres se sincronizan adecuadamente, el éxito está prácticamente asegurado. Contar con un buen estadio es tan importante como tener un buen equipo o una excelente afición. Por suerte, el Athletic Club cuenta con lo mejor de estos tres ingredientes: un equipo único en el mundo, una afición increíble y un estadio a la altura de ambos. El triángulo se cierra siempre en las noches mágicas de San Mamés.



Desde el principio del proyecto, teníamos claros dos retos principales: por un lado, tratar de conseguir la mítica atmósfera de fútbol del viejo San Mamés y, por otro, edificar una pieza arquitectónica a la altura del modelo ejemplar de la transformación urbana de Bilbao. Varios hechos nos hacen pensar que se han cumplido estos retos. El primero tiene que ver con que los que visitan nuestro estadio, tanto a puerta cerrada como en día de partido, no escatiman palabras a la hora de ensalzar las buenas sensaciones que el nuevo estadio les transmite, sus proporciones, acústica y numerosos aspectos técnicos. Y han sido muchos los clubes de fútbol y las instituciones relacionadas con el mismo que han visitado el nuevo San Mamés. El segundo es el hecho de que la propia UEFA lo tiene como referencia a seguir y no en vano fue elegido por esta institución como una de las sedes de la Eurocopa 2020. Otro aspecto relevante sucedió en noviembre de 2015, cuando nos desplazamos a Singapur a defender el nuevo estadio en el marco del World Architecture Festival (WAF) que finalmente se alzó con el más alto galardón de mejor edificio deportivo del mundo en 2015. Por último, y no menos importante, es el hecho que la gente que entiende de fútbol, continua llamando al nuevo estadio La Catedral.



No es fácil construir en nuestros días un estadio en pleno centro urbano, pero la implicación del Club con todas las instituciones locales, forales y autonómicas han hecho posible mantenerlo prácticamente en el mismo lugar que el antiguo. Esto hizo que la obra tuviera que hacerse en dos fases, pero a cambio el aficionado no tiene que salir fuera de la ciudad como sucede en muchos lugares. Proyectamos un estadio abierto frente a uno totalmente cerrado, para seguir disfrutando del fútbol de toda la vida. Posteriormente el Club nos pidió extender más la cubierta para que la lluvia afectara menos a los espectadores, y hemos creado un estadio aún más singular, con una cubierta que sigue siendo abierta, pero que cubre significativamente más que cualquier otra en el mundo, aunque, como digo, sigue siendo un estadio abierto expuesto a la climatología del lugar.

Pero el nuevo San Mamés es también algo más que trasladar la magia de la atmósfera de fútbol. Es, como no podía ser de otra manera, un estadio moderno, adecuado a los nuevos tiempos que nos toca vivir. Un estadio de nuestros días tiene que cumplir con todos los estándares que el fútbol moderno conlleva, y entre ellos está el contar con grandes zonas de hospitalidad (hospitality), no solo para el socio o aficionado habitual, sino también para poder disputar eventos de rango internacional que así lo exigen cuando los organizan. Así, San Mames Vip Area cuenta no solo con palcos vip, sino también grandes áreas de reunión que pueden ser utilizadas los 365 días del año, convirtiendo de esta forma el estadio en una infraestructura útil para la ciudad, alejada de los tiempos donde solo se utilizaba dos horas cada 15 días. Más lo será aún en cuanto el nuevo Museo del Club y el polideportivo municipal, que están ya llegando, estén finalizados. Se completará así un equipamiento digno del nuevo modelo de ciudad en que se está transformando Bilbao.

En definitiva, el nuevo San Mamés se ha convertido en un estadio moderno y admirado por muchos, en la nueva casa de un Club histórico y único, ubicado en pleno centro de una ciudad ejemplar en su transformación y que es ya una de sus imágenes de referencia. Aúpa Athletic!

Fuente: DEIA